Medio del deporte

Balonmano

Medalla al descontrol administrativo

La edición No. XXI de los Juegos Nacionales de Colombia acaba de comenzar y ya tiene la medalla a la mejor polémica. En tres ciudades se desarrolla el evento: Cartagena (sede principal), Cali y Bogotá, desde el 15 hasta el 30 de noviembre. Pero el 18 de noviembre, el departamento del Valle ya estaba denunciando la falta de juego limpio por ausencia de coordinación administrativa al momento de inscribir a sus deportistas de Balonmano. Con el fin de ayudar a entender el problema, Sportiva-latina hizo un cruce de declaraciones entre los tres protagonistas: Ministerio del Deporte,  Indervalle, y Daniela Giraldo, jugadora y una de las voceras del equipo departamental.

 

Por Sara Zapata

 

Este lunes 18 de noviembre se desató una fuerte polémica en Cartagena, durante la realización de los Juegos Deportivos Nacionales: la selección de balonmano del departamento del Valle no pudo competir luego de que el Ministerio del Deporte no garantizara su debida inscripción en el torneo.

 

¿Qué pasó?

 

Los equipos debían tener el reconocimiento deportivo en tres instancias distintas en tres etapas del proceso de clasificación, luego en la inscripción nominal en los formatos de los juegos, y el reconocimiento del último torneo. El reconocimiento deportivo estaba en trámite y el Ministerio lo expidió 45 días después, cuando ya era muy tarde para la inscripción nominal. Sin embargo, el equipo viajó a Cartagena, sin saber si podría jugar o no.

 

El ministro del deporte, Ernesto Lucena, se reunió con la representante las jugadoras, Hanna Isabel Yepes, y se comprometió con la representación de la Liga vallecaucana a que el proceso se cumpliría. Por ello expidió la Resolución No. 002212 del 17 de noviembre de 2019. Sin embargo,  debido a la falta de comunicación con las otras instancias deportivas, y por oposición de las otras ligas, al día siguiente de haberla anunciado, decidió derogar la resolución, y se anunció que el Valle no participaría en la prueba de balonmano.

 

Sportiva-latina habló con Daniela Giraldo, jugadora y una de las voceras del equipo departamental, quien explicó que se veían “afectadas psicológicamente, porque entrenamos con el corazón y el balonmano es nuestra pasión. Es muy triste que te salgan con este tipo de cosas, con problemas que son administrativos, que no deberían preocuparnos a nosotras como deportistas. Nos preguntamos dónde está el espíritu deportivo, la solidaridad, el fair play… Nos quedan muchas dudas”.

 

Por su parte, InderValle, institución rectora del deporte en el departamento del Valle del Cauca, explicó que ha apoyado en todo momento al equipo y organizó una rueda de prensa el lunes 18 a las 5 pm para explicar lo sucedido. Así, Carlos Felipe López, gerente de la entidad, responsabilizó al Ministerio del Deporte, por la falta de compromiso y la falta de la celeridad de la renovación del reconocimiento deportivo. Dijo que lo ocurrido, “es responsabilidad de la Dirección de Vigilancia y Control de la entidad. En sus declaraciones, Miguel Acevedo de la dirección de posicionamiento y liderazgo deportivo, no reconoció que nuestra solicitud fue afectada por un proceso lento y negligente, por la burocracia.

 

Lo que más sorprendió y decepcionó al equipo de deportistas, fue la actitud de los otros equipos departamentales. En el momento de llegar a la cancha, aún sin saber si podrían jugar, los otros deportistas, empezaron a llenar el espacio para no permitir que se llevara a cabo el partido que estaba en la programación, y acordaron que las jugadoras de la Liga del Valle no podrían jugar. Recordemos que el Valle es actualmente el subcampeón nacional de balonmano: “Fueron muy irrespetuosos porque ninguna de las otras deportistas se tomó la molestia de leer los documentos o se informaron sobre lo que realmente estaba pasando, lo vieron desde los intereses personales. No fueron solidarias. Con su actitud, no están apoyando el balonmano ni están pensando como deportistas maduras. Se está perdiendo el espíritu deportivo”, dijo Daniela Giraldo en entrevista con Sportiva-latina, desde Cartagena.

 

El caso es que un día después de la polémica, las deportistas no pudieron jugar; el Ministerio del Deporte no dio más explicaciones para resolver el problema administrativo causado por el mismo ente, que dio el aval para participar dos días después de iniciado el torneo, desconociendo los trámites hechos antes; una situación que aparentemente vivieron otras 33 Ligas que no pudieron jugar estas justas por la misma razón. Y ¿qué hará InderValle para proteger a sus deportistas, después de que las delegaciones de Bogotá, Quindío, Risaralda, Boyacá y Antioquia, protestaron, sentándose en el campo de juego mientras las vallecaucanas estaban en la otra mitad del terreno?

 

S.Z.

 

Fotos: Sudamérica Rugby

 

> Volver a la página principa