Medio del deporte

Dopaje

El deporte frente al dopaje genético

¿Futuro? Muchos atletas están dispuestos a acudir a cualquier cosa, con tal de aumentar sus capacidades, con el fin de ser los mejores o los más rápidos o ir más lejos. Y “cualquier cosa” en lenguaje científico se refiere al dopaje genético, el cual fue descubierto en 1998; en el 2002 empezó a ser controlado por la Agencia Mundial Antidopaje y 18 años después sigue siendo un verdadero dolor de cabeza. Sportiva-latina le explica en tres temas en qué consiste este flagelo.

 

Yaneth Pinilla B. / Sportiva-latina del 02 de junio /

 

La preocupación legitima en las grandes instancias deportivas en el mundo se puede analizar de la siguiente manera:

 

1/3: Así fue descubierto el dopaje genético

 

En 1998, el investigador norteamericano, Lee Sweeney (de la Universidad de Pensilvania), lideró un trabajo relacionado con los resultados logrados sobre un ratón, a quien llamó " Schwarzenegger ". El científico había modificado el gen IGF-1, y los músculos del animal se habían desarrollado de manera impresionante. Al poco tiempo de la publicación, el especialista recibía multitud de llamadas de atletas y entrenadores que deseaban comprarle la “ receta ”.

Diez años más tarde, en la Universidad Johns Hopkins en Maryland, otro equipo dirigido por Se-Jin Lee, logró “ crear ” animales con músculos diez veces más desarrollados que lo normal, al inhibir la síntesis de la proteína conocida como miostatina, la cual interfiere en el crecimiento muscular.

Las dos investigaciones acababan de abrir la puerta al dopaje genético, porque al buscar soluciones a las enfermedades relacionadas con los problemas de sangre o de músculos, los tramposos vieron una solución para modificar el desempeño del cuerpo humano y obtener mejores resultados.

 

2/3: Diferencia entre dopaje tradicional y genético

 

Hasta antes de la publicación de los resultados de las investigaciones científicas, el dopaje era tradicional: existían productos que ayudaban a aumentar la masa muscular, el desarrollo de las fibras, el fortalecimiento respiratorio y la resistencia al dolor. En este sentido, el dopaje genético aporta lo mismo, pero a través de los genes: es decir, se desarrollan aspectos del cuerpo humano para mejorar el crecimiento muscular o las factores de desarrollo respiratorio o mejorar los neuromediadores que influyen en el dolor.

La primera explicación para encontrar el origen del desarrollo del dopaje genético, es casi paralelo a las investigaciones para luchar contra las enfermedades genéticas relacionadas con los músculos. La publicidad de campañas populares para recoger fondos en el mundo entero, como Teletón, llegó a oídos de otros intereses.

Otro aspecto que abrió la opción al dopaje genético fue la lucha contra las enfermedades relacionadas con la sangre, al mismo tiempo, un fuerte centro de interés de los deportistas que deseaban obtener mejores resultados y más rápido, como fue el sonado caso del ciclista norteamericano, Lance Armstrong, quien fue famoso por sus “ enormes capacidades ” entre 1999 y 2005, y la utilización de la EPO.

Aunque el dopaje genético se ha desarrollado, aún sigue siendo una enigma, porque el mismo cuerpo desarrolla mecanismos para luchar contra un cambio en uno de sus componentes. Los especialistas explican que los organismos del ADN contienen numerosos mecanismos de protección contra lo que podría ser leído como un " error " genético, bien sean aleatorio o provocado. Así, la mayoría de las funciones del organismo no dependen de un único gen, y si uno de ellos no empieza a funcionar bien, los otros se ponen a trabajar para compensar el fallo. La mayoría de los genes se activan cuando se detecta una necesidad; por lo tanto, cuando un deportista decide acudir al dopaje genético, estos excesos de células musculares son detectados por el resto del organismo y difícilmente mantenido de manera constante. Significa, que si el cuerpo detecta una modificación muy fuerte, “ la policía del ADN ” se encargará de destruir o desactivar el intruso de la misma manera que podría reparar las diferentes mutaciones que se pueden producir de manera espontánea.

 

3/3: Cuando la AMA interviene

 

Todos los investigadores han sido conscientes del peligro que los resultados de sus trabajos sean cambiados de objetivo y en lugar de solucionar enfermedades, sean utilizados para otros fines. Por eso alertaron a la Agencia Mundial Antidopaje, AMA.

Al ser advertidos por los científicos, la agencia empezó desde el 2002 a desarrollar programas de investigación para detectar el dopaje genético.

El director ejecutivo principal de la AMA, Doctor Olivier Rabin, en entrevista con el diario francés Le Figaro, explicó que desde hace 18 años analizan la amenaza que puede representar el dopaje genético. Justo cuando la terapia génica avanzaba en la búsqueda de soluciones para algunas enfermedades, ellos se preocuparon por el efecto que podía tener en el deporte.

En 2003, aunque ningún caso había sido detectado oficialmente, la AMA decidió prohibir la utilización de genes con el fin de suplir una deficiencia o de aumentar los resultados físicos. " Desde entonces, también hemos aumentado la Ley para prohibir la utilización de ácidos nucleicos o análogos, con los cuales se puede modificar las secuencias genómicas y/o alterar la expresión genética en el mecanismo humano. Esto incluye, sin ninguna limitación, el silenciamiento génico,  la transferencia de genes o la edición génica ”. Así como la " utilización de células normales o genéticamente modicadas " con el fin de mejorar los resultados. Únicamente son autorizadas las terapias celulares que buscan ayudar en la recuperación…

 

Y.P.B.

 

(Fotos: Archivos Sportiva y Richard - Mabel Octobre - derechos reservados)

> Volver a la página principa