Medio del deporte

Tenis

Los cinco puntos claves para que el tenis sobreviva

 

 

Cuál será el impacto de la economía en el tenis profesional? ¿Cuál será el futuro de los partidos jugados en doble? ¿Los mejores jugadores del Top 10 ya no podrán acumular cada vez más dinero? ¿Se tendrán que hacer nuevos formatos para los torneos? ¿Se podrán fusionar los torneos femeninos y masculinos?

 

Redaccion / Sportiva del 14 de julio 2020 /

 

Son las preguntas que se plantean en el tenis profesional y, a las cuales, Sportiva-latina aporta algunas respuestas, según lo comentado en el sector por los mismos jugadores y dirigentes.

 

1. ¿Cuál será el impacto de la economía en el tenis profesional?

 

El tenis de alto nivel está pendiente de una serie de reformas que deberá afrontar, para garantizar su sobrevivencia. Las preocupaciones son grandes porque los patrocinadores, estarán en crisis económica, han empezado a anunciar que deberán reducir su presencia. Desde ya se piensa que el año 2021 será verdaderamente crítico. Varias federaciones en el mundo entero se verán en problemas, y no sólo aquellas de los pequeños países. Por ejemplo, Canadá, ya se ve afectada por la anulación de su Masters 1000 y del torneo femenino, que constituían el 90% de sus ingresos. Si no se puede volver a hacer para el próximo año, es toda la economía del sector que estará implicada.

Por el momento, los Grand Slam no están tan tocados, pero sí algunos torneos como el ATP 500 o el 250, y los de segunda división podrían desaparecer completamente. Anulados en 2020 no tendrán la fuerza de reconstituirse en el 2021, puesto que los patrocinadores también tendrán que tomar decisiones drásticas.

 

2. ¿Cuál será el futuro de los partidos jugados en doble?

 

Hasta hace poco los partidos jugados en doble ya estaban en debate, puesto que, ante todo, hacían parte una disciplina de especialistas, ignorada en varios casos por el público y los medios de comunicación que preferían la emoción del enfrentamiento individual.

 

Como una respuesta a las críticas, este sistema se había desarrollado en los últimos años y había hecho cambios significativos: proponía un super tie-break en el tercer set, no había más la famosa ventaja en los Grand Slam, y se habían organizado partidos ganados en dos sets, salvo en Wimbledon. Sin embargo, seguía sin suscitar mayor interés entre los jugadores y los directores de torneos. Todos enfocados en los partidos sencillos. Algunos jugadores habían propuesto que los partidos en doble se acabaran para repartir mejor las ganancias entre los tenistas ganadores. Otros directivos se quejaban de que el sistema se llevaba buena parte del presupuesto: cerca del 20 % du prize money y 5 % del ingreso general del torneo.

 

Teniendo en cuenta que los jugadores de dobles tienen los mismos beneficios que los de simple, pero no tienen un modelo económico que los apoye, es ilógico para muchos seguir manteniendo una especialidad que ya no tiene la misma importancia de cuando fue creado: los jugadores de sencillos ya no encuentran interés en los dobles y por eso no participan. El sistema doble sin figuras sigue perdiendo interés y, por lo tanto, dificultades para tener una financiación. Por ejemplo, los números 1 de la clasificación en doble son Robert Farah y Juan Sebastian Cabal, quienes no están en el top 150.

Algunas de las ideas se basan en organizar un día exclusivo para el partido en dobles, justo cuando comience el torneo, lo cual sería una oportunidad para que el público de tomar el pulso de los jugadores;  implicar los tenistas de dobles en animación de algunos partidos, o proponer la difusión de estos partidos en streaming con costos reducidos.

 

3. ¿Los mejores jugadores del Top 10 ya no podrán acumular dinero?

 

Hasta ahora muchos jugadores de élite, que estaban entre los mejores lugares, podían ganar más dinero, según sus intervenciones. Durante años, los prize money aumentaban sin medida especialmente en los Grand Slam o en los Masters 1000. Esta forma de ganar también quedó en evidencia con la crisis. Se sabía que un jugador que se encontraba en el puesto No. 200 del mundo, indiscutiblemente no ganaba muy bien su vida, porque no tenía el mismo acceso a las dotaciones de aquellos que se encontraban en los primeros lugares.

 

Por eso, desde ya muchos especialistas piden que ante la crisis todo el mundo haga esfuerzos, lo cual significa que los jugadores mejor posicionados tendrán que renunciar a ciertas dotaciones o ganancias, visto que los ingresos financieros de los torneos también bajarán. Y se pide que exista una mejor distribución de la riqueza para que la pirámide de ganancias sea más aceptable.

 

4. ¿Se tendrán que hacer nuevos formatos para los torneos?

 

En plena pandemia, el entrenador francés de Serena Williams, Patrick Mouratoglou, lanzó, a través de su academia, la Liga de Tenis de Independiente (UTS). Su primer idea era acabar con un vacío en cuanto a la práctica del tenis y proponer tenis de alto nivel en directo, que perdurara después de la crisis. La estrategia del Ultimate Tennis Showdown (UTS) es que los partidos se jueguen en cuatro cuartos de tiempo de diez minutos, que se integre un público más joven que no conoce el tenis, y hacerlos venir utilizando el sistema e-sport y formatos cortos.

 

El UTS ya ha creado el debate, entre quienes buscan el profesionalismo de siempre, y los que prefieren un sistema más moderno. Otro obstáculo para el desarrollo del UTS es que no ha sido integrado en el sistema ATP, lo cual no le da una validación a nivel profesional. Si bien el UTS se debate entre tradición y modernidad, de seguro ya abrió el camino a otras opciones para sacar el tenis del mundo exclusivo en el que se movía.

 

5. ¿Se podrán fusionar los torneos femeninos y masculinos?

 

Uno de los grandes problemas del tenis de alto nivel es que es manejado por diferentes entes. Existe el Comité del Grand Slam, la Federación Internacional de Tenis (ITF), la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), y Asociación Femenina de Tenis (WTA)… ¿Cómo ponerlos de acuerdo? Sobre todo que con la pandemia todos buscan cómo salir adelante en sus propias instancias, no hay ningún líder que se pronuncie una decisión favorable al deporte, antes que los dirigentes. El tenis al ser principalmente individual, se ha convertido en individualista entre las instancias.

 

La idea de fusionar el tenis masculino y femenino nació con un tweet de Roger Federer. Una fusión facilitaría el trabajo de los deportistas y la agenda. Porque hasta ahora también las fechas se modifican al gusto de los dirigentes. Por ejemplo, recientemente había sido creada la ATP Cup (una especie de competiciones por equipo a jugarse al comienzo del año en Australia). En lugar de ser buena una opción terminó por complicar el calendario deportivo.

 

Si se ponen a los hombres y mujeres en los mismos torneos también llamaría la atención de más patrocinadores porque alcanzarían más público. Pero esto es una hipótesis muy lejos de ser tenida en cuenta porque el tenis femenino aún no está estructurado como el masculino. Y eso hace que una posible unión sea más complicada. Pero se podría pensar en torneos mixtos…

De todas las ideas, el objetivo principal que no se debe perder de vista es defender el interés general del tenis con una sola voz.

 

J.C.

 

(Fotos Sara Zapata para Sportiva-latina y Torneo WTA de Strasbourg para Sportiva-latina - prohibida la reproduccion)

 

Toda reproducción de nuestras publicaciones está sometida a nuestra autorización escrita > contacto@sportiva-latina.com

 

Todos los artículos de www.sportiva-latina.com son disponibles en nuestra cuenta ISSUU

 

 Volver a la página principal